Subcategorías

  • Club de lectura Leer a los filósofos

    Que nadie mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma nunca se es ni demasiado viejo ni demasiado joven. Quien afirma que aún no le ha llegado la hora o que ya le pasó la edad, es como si dijera que para la felicidad no le ha llegado aún el momento, o que ya lo dejó atrás. Así pues, practiquen la filosofía tanto el joven como el viejo; uno, para que aún envejeciendo, pueda mantenerse joven en su felicidad gracias a los recuerdos del pasado; el otro, para que pueda ser joven y viejo a la vez mostrando su serenidad frente al porvenir. Debemos meditar, por tanto, sobre las cosas que nos reportan felicidad, porque, si disfrutamos de ella, lo poseemos todo y, si nos falta, hacemos todo lo posible para obtenerla.

    Epicuro

     

    La vida interpela la filosofía allí donde se desliza a las situaciones límite para afirmarse en su plasticidad transvaloradora. La lectura de textos filosóficos con cualquiera permite poner a circular las herramientas conceptuales y multiplicar sus usos en el seno de la cotidianidad y la singularidad de nuestros contextos. Se busca así la apertura de un lugar para la palabra y el pensamiento alrededor de la lectura compartida de textos filosóficos, intentando otro tipo de praxis de la filosofía que la devuelva a su tarea de responder a las urgencias existenciales y de hacer posibles prácticas de libertad.

    Nuestro deseo como agenciadores y coordinadores de este espacio será acompañar esas lecturas poniendo a resonar las múltiples preguntas y perspectivas que recorren todo texto filosófico, así como dar una escucha atenta a las derivas que emerjan en la conversación entre los participantes. La estrategia a seguir será, entonces, favorecer la aproximación a textos atravesados por preguntas filosóficas que conciernen la vida, sus devenires y sus potencias.